• contacto@mujeresdeestemundo.com

Siera Bearchell, la concursante que desafió a Miss Universo


Siera Bearchell

Siera Bearchell, la concursante que desafió a Miss Universo

Autor: Yulianela Rodriguez

Lic. en Periodismo

by Yulianela Rodríguez.

Siera Bearchell, Miss Canadá 2016  y representante de su nación en el recién finalizado concurso Miss Universo, no ganó la corona pero sí logró destacar entre el resto de sus compañeras y no solo por su deslumbrante belleza.

El caso Bearchel ha movido las redes sociales en todos los sentidos, primero por ser duramente criticada por su físico, enfrentado el llamado body shaming, (críticas por parte de usuarios contra su aspecto).

Pero más importante ha sido su reacción, su respuesta a aquellos que la han acusado de “gorda”, no apta para un certamen de belleza.

Siera Bearchell2

“‘¿Cómo se siente ser más grande que las demás delegadas?’ Esto fue lo que me preguntaron en una conferencia de prensa. Me quedé sin palabras. Y pensé, ‘¿cómo se siente ser yo misma?, ¿qué se siente ser así de segura como lo soy?, ¿cómo se siente cumplir mi sueño de representar a Canadá en Miss Universo?, ¿qué se siente ser un modelo a seguir para las mujeres jóvenes que tratan de encontrar su camino?, ¿cómo se siente redefinir la belleza?’ Mi respuesta fue: ‘Se siente muy bien’”.

Con 1,75 metros de estatura, ojos azules y cuerpazo, Siera pudiera ser el ideal de la belleza, sobre todo porque luce además de bonita, saludable. No muestra ni extrema delgadez, ni síntomas de sobrepeso.

Es por eso que la también empresaria y estudiante de leyes, ha sabido lidiar con firmeza y orgullo el fuerte bombardeo al que ha estado sometida a través de las redes sociales. Su actitud la convirtió en un verdadero ejemplo a seguir.

Incluso reconoció que en el pasado trato de encajar con todos los requisitos que se espera de una participante en concursos de belleza:

“Para ser sincera, restringí mi ingesta de alimentos intensamente en concursos anteriores y era miserable, nunca me sentí lo suficientemente buena. No importa lo poco que comí y cuánto peso perdí, constantemente me comparaba con los demás y sentía que aún podía perder más”, declaró.

Por último te dejamos las palabras que le ameritan una corona mucho más valiosa que la de Miss Universo:

“Tan pronto como empecé a amar a quien yo era en lugar de intentar siempre encajar en lo que yo pensaba que la sociedad quería que fuera, gané sabiduría en un nuevo aspecto de la vida.”

Todas a seguir a esta valiente mujer que se atrevió a desafiar la historia de un concurso tan importante. No olvides compartir este poderoso mensaje.
Comentarios