• contacto@mujeresdeestemundo.com

Mata Hari, la leyenda de una espía


mata hari espía

Mata Hari, la leyenda de una espía

Autor: Yulianela Rodriguez

Lic. en Periodismo

by Yulianela Rodríguez.

Pocas mujeres han despertado tantas pasiones y sembrado tanto misterio a su alrededor como Mata Hari, la más legendaria espía de la época moderna. Su verdadero nombre fue Margaretha Geertruida Zelle y nació en los Países Bajos el 7 de agosto de 1876.

Su padre, Adam Zelle era un sombrerero con aires de grandeza que luego de la muerte de su esposa depositó sus esperanzas en la belleza de su joven hija. A los 18 años de edad contrae matrimonio con el capitán Rudolf McLeod, oportunidad perfecta para escaparse de su vida y a la vez un sueño hecho realidad, por su declarado amor por los militares.

Sin embargo, el matrimonio pronto se convirtió en pesadilla. Su flamante esposo es nombrado comandante del primer batallón de infantería en Java y allí se trasladan ambos esposos con su hijo Norman. En el lugar nació su segunda hija Louise y empezaría Margaretha a interesarse por las danzas nativas.

El esposo la acusa de viciosa e interesada, ella de borracho y maltratador, se separan en 1902. Su hijo había fallecido en circunstancias extrañas y perdió para siempre la custodia de su hija.

A partir de entonces ella misma se encargó durante años de inventarse un nuevo pasado y reaparecer en París convertida en la bailarina a hindú Mata-Hari, que significa, en idioma malayo, sol y literalmente “ojo del día”.

Así se convirtió en la bailarina exótica apasionada, amante de un batallón de caballeros influyentes y arriesgada espía, rodeada de una nebulosa de mentiras, aclamada en París, en Berlín y en Montecarlo.

Entre 1904 y la I Guerra Mundial fue la cortesana más famosa de la época, conoció todas las ciudades de Europa y no pocos secretos de política gracias a las confidencias de alcoba. El estallido de la guerra en julio de 1914 la sorprendió bailando en un music-hall de Berlín.

Aprovechó su agenda de conocidos en ambos bandos para ofrecer sus servicios al jefe del espionaje alemán y del espionaje francés, convirtiéndose en doble agente. El 13 de febrero de 1917 fue arrestada y sometida a juicio, donde se le condenó a muerte acusada de aprovechar sus relaciones íntimas para trabajar como agente de Alemania. Ella lo negó, alegando:

 “Amo a los militares. Los he amado siempre y prefiero ser la amante de un oficial pobre que de un banquero rico”.

Según las muchas crónicas sobre su muerte, fue fusilada el 15 de octubre de 1917, vestida y maquillada como para una gran ceremonia, no permitió que le taparan los ojos y miró sin rencor a los oficiales del pelotón de fusilamiento. Nadie reclamó su cadáver.

Comentarios

2 pensamientos en “Mata Hari, la leyenda de una espía

AnónimoEscrito en  4:56 pm - Dic 29, 2016

Muchas gracias por su lectura.

Deja tu mensaje