• contacto@mujeresdeestemundo.com

Mako, la princesa que renunció a la realeza por amor


princesa mako

Mako, la princesa que renunció a la realeza por amor

Autor: Yulianela Rodriguez

Lic. en Periodismo

by Yulianela Rodríguez.

La nieta mayor del emperador Akihito de Japón, la princesa Mako, de 25 años de edad, ha renunciado a la corona para poder casarse con un plebeyo, pues así lo estipula la normativa que rige la casa imperial desde 1947, por la cual las mujeres que nacen en su seno, pierden su estatus de realeza al contraer matrimonio con un plebeyo.

Como si se tratará de una película de Disney, la realidad supera a la ficción y el amor triunfa por encima de títulos y nobleza en pleno siglo XXI.

La dinastía hereditaria nipona es la más antigua del mundo y la de mayor linaje, ya que data de hace más de 2.600 años. Actualmente, está compuesta por 19 miembros.

Mako nació el 23 de octubre de 1991 y es la hija mayor de los príncipes Fumihito y Kiko.

Tiene dos hermanos pequeños: la princesa Kako, de 22 años, y el príncipe Hisahito, heredero al trono, de 10 años.

En 2001, cuando cumplió la mayoría de edad, su abuelo le otorgó la Orden de la Corona Preciosa, la cual también tiene la reina Letizia de España.

La princesa estudió una licenciatura en arte y patrimonio cultural en la Universidad Cristiana Internacional de Tokio, además recién concluyo sus estudios de postgrado en museología, en la Universidad de Leicester, Reino Unido.

princesa mako estudiante

Precisamente en la Universidad de Tokio conoció a Kei Komuro, residente de la localidad de Yokohama y el hombre que le robó el corazón.

Su excompañero de estudios, también tiene 25 años y es empleado de un estudio jurídico.

El joven conoció a la princesa hace cinco años a través de amigos en común y le habría propuesto matrimonio un año después del primer encuentro.

Los enamorados comparten varios hobbies y gustos como tocar el violín, esquiar y la buena cocina.

princesa mako y Kei Komuro

La unión está prevista para el próximo año y en ese momento la princesa perdería su título y los privilegios de la vida imperial.

Su nombre cambiará de «Su alteza princesa imperial Mako de Akishino» a «Señora Mako Komuro». Tendrá que pagar impuestos y llevar una vida común, pero no tanto como el resto de los japoneses.

Como es tradición, el gobierno pagará a la princesa Mako una indemnización por la pérdida de sus derechos. Será común, pero no muy pobre que digamos.

Aun así, Kei no podrá tener dudas del amor de la princesa, Mako le ha dado una gran prueba…

No olvides compartir!!!

 

Comentarios