• contacto@mujeresdeestemundo.com

El enigma amoroso de Sor Juana Inés de la Cruz


Sor Juana Inés de la Cruz

El enigma amoroso de Sor Juana Inés de la Cruz

Autor: Yulianela Rodriguez

Lic. en Periodismo

by Yulianela Rodríguez.

La figura de Sor Juana Inés de la Cruz sigue despertando interés, sin importar el paso del tiempo. La vida de esta mujer que decidió ser monja solo para poder escribir y tener acceso al conocimiento ha sido objeto de múltiples estudios.

Nació en Nepantla, México, en medio de la asfixiante sociedad de la Nueva España del siglo XVII. De madre criolla analfabeta y padre militar español, fue una niña prodigio y se cuenta que aprendió a leer a los tres años. La bastardía fue uno de los temas más decisivos en su vida, que la llevaría a decisiones radicales para su tiempo.

La primera fue descartar el matrimonio, derivado de su posible indiferencia y rechazo hacia la vida hogareña, lo que significaba además renunciar a la vida intelectual a la que aspiraba. Su deslumbrante belleza no era importante, su objetivo era el saber.

A pesar de las muchas dificultades del entorno religioso y social en que se desenvolvió, logró dedicar su vida al estudio y la literatura. Hoy es referente obligatorio del Siglo de Oro de la literatura en español.

Una de las polémicas más fuertes en torno a su vida personal es debido a su relación con la virreina de México: María Luisa Gonzaga Manrique de Lara.

Nace el enigma amoroso de Sor Juan Inés de la Cruz que abordaremos en Mujeres de este mundo.

Mientras muchos estudiosos y aficionados de la obra de sor Juana aseguran que los poemas dirigidos a la virreina dan cuenta de una relación cuyo carácter lésbico no puede ser comprobado, otros han coincidido en que la relación entre la monja y la virreina fue más allá…

María Luisa Gonzaga Manrique de Lara fue protectora y mecenas de Sor Juana Inés de la Cruz, ambas compartían ideas y visiones sobre los derechos femeninos. Su entrañable amistad incluso llegó a levantar rumores en la época sobre una supuesta relación entre ambas.

la historia de amor entre sor juana ines y virreina de mexico

Por otro lado, existen casi 50 poemas y sonetos escritos por Sor Juana y dedicados a María Luisa que confirman su romance, según los estudiosos.

Aquí una muestra:

“Yo adoro a Lisi*, pero no pretendo

que Lisi corresponda mi fineza; 

pues si juzgo posible su belleza,

a su decoro y mi aprehensión ofendo.”

*Lisi es uno de los nombres con los que sor Juana Inés de la Cruz se refería a la virreina.

Aunque los versos expresan fuertes sentimientos, que van más allá de ser o no correspondidos, indican una necesidad de ser confesados, pero también un respeto y la imposibilidad de consumación.

Los que han estudiado la figura de Sor Juana, voces autorizadas como Francisco de las Heras, Octavio Paz y Antonio Alatorre coinciden en que fue una relación intensa pero casta.

Sergio Téllez-Pon, autor de “Un amar ardiente”, antología poética que reúne los sonetos más íntimos de la monja, asegura:

“Para enamorarte de alguien no necesitas llegar hasta la cama.

Ahora existe el término “sapiosexual”, es decir, que te enamoras de la inteligencia de alguien más que de su cuerpo o de su estatus y, vaya, viéndolo retrospectivamente, creo que en el caso de sor Juana y María Luisa se enamoraron intelectualmente, pero se enamoraron al fin.”

Sor Juana falleció el 17 de abril de 1695, víctima de una epidemia que azotó al convento. A lo largo de su vida intentó ser fiel a sí misma, más allá de las circunstancias.

No olvides compartir!!!
Comentarios