• contacto@mujeresdeestemundo.com

Dolor de garganta: 5 remedios caseros


dolor de garganta remedios caseros

Dolor de garganta: 5 remedios caseros

Autor: Yulianela Rodriguez

Lic. en Periodismo

El dolor de garganta es muy común en el día a día, sobre todo si nos agarró un aguacero de improviso o un cambio de tiempo repentino.

Muchas personas ante esto comienzan a tomar medicamentos, incluso hasta antibióticos, cuando en realidad con simples remedios caseros se puede aliviar la irritación, sin necesidad de tantas pastillas, que por ser tan fuertes pueden hasta afectarnos el estómago.

Mujeres de este Mundo les propone estos remedios caseros contra el dolor de garganta:

1-Gárgaras de agua salada: las gárgaras de agua tibia y salada pueden reducir la inflamación en la garganta y ayudar a eliminar las bacterias que causan los dolores. Se recomienda disolver media cucharadita de sal en una taza de agua tibia. Es importante repetir las gárgaras varias veces al día. Y recuerda, no te debes tragar el líquido.

Gárgaras de agua salada

2-Té con miel y limón: es uno de remedios más populares y muy fácil de preparar. Sólo se necesitan dos cucharadas de miel y zumo de limón por taza de agua hirviendo, a la que se le añade un saquito de té común. Deja enfriar un poco y bebe de a poco, calmará tu garganta enseguida.

Té con miel y limón

3-Bicarnonato de sodio con sal: mezclar media cucharada de bicarbonato de sodio con media de sal, en media taza de agua tibia. Hacer gárgaras con esta preparación unas cuantas veces al día.

Bicarnonato de sodio con sal

4-Café con limón: verter en media taza de café amargo varias gotas de jugo de limón.  Hacer gárgaras con esta preparación.

Café con limón

5-Una buena sopa de pollo: este es el remedio clásico para todas las enfermedades. El sodio de la sopa de pollo puede ayudar a aliviar la inflamación de tu garganta. Además, este alimento te mantiene bien alimentado, cuando puede ser difícil tragar por el dolor.

sopa de pollo

Por último nada mejor cuando estamos enfermos que descansar y dejar que el cuerpo se recupere.

Publicado inicialmente en Cubanos Gurú.

Comentarios