• contacto@mujeresdeestemundo.com

Cleopatra, la última faraona


cleopatra

Cleopatra, la última faraona

Autor: Yulianela Rodriguez

Lic. en Periodismo

by Yulianela Rodríguez.

Cleopatra es reconocida como la última reina del Antiguo Egipto, su figura está ligada con un periodo que supuso la decadencia de una larga estirpe: la de los Ptolomeos o los Lágidas.

La mítica regente nació durante el invierno del 69 al 68 a.C. en la capital de Egipto, Alejandría y su nombre significa “gloria de su padre”, quien fuera Ptolomeo XII. En cuanto a la identidad de su madre hay varias hipótesis.

Una de ellas indica que su madre probablemente fue Cleopatra VI, aunque otras fuentes aseguran que era hija de una egipcia de clase alta. Los primeros años de su vida se mantienen bajo un halo de misterio.

Si bien se reconoce que cuando ascendió al trono de Egipto, a los 18 años, ya había desarrollado un atractivo irresistible, fruto de una intensa educación y de su presunta belleza, este último punto muy discutido.

Los historiadores aseguran que el atractivo de esta reina radicaba en su cultura, imponente presencia, modales seductores, y no en su belleza. Sus rasgos faciales eran más bien imperfectos, con una prominente nariz.

Al momento de su ascensión al trono, la joven faraona se aferró a su amor por la historia de su país, su capacidad de hablar y leer la lengua faraónica fue uno de los motivos por el cual se granjeó el reconocimiento de sus súbditos egipcios.

Pero según una antigua ley egipcia, debía contraer matrimonio para poder reinar, así fue casada con su propio hermano Ptolomeo XIII, algo muy normal en aquella sociedad. Los conflictos entre los dos hermanos por el poder llevaron al destronamiento de Cleopatra.

Sin embargo, su suerte cambió al llegar hasta Egipto las luchas civiles de Roma. Julio César fue a Egipto persiguiendo a su enemigo Pompeyo y tomó partido por Cleopatra en el conflicto con su hermano.

Claro que este apoyo lo luchó Cleopatra valiéndose de toda su astucia, belleza y encanto. En tan solo una noche  César decidió por ella y con este respaldo volvió al trono.  Una vez ahí, trató por todos los medios de consolidar su posición y lo logra con el nacimiento de un hijo de ambos, Ptolomeo XV o Cesarión.

Tras el asesinato de Julio César, Cleopatra tuvo que repetir la maniobra seduciendo a su inmediato sucesor, el cónsul Marco Antonio. Sin embargo el amor entre ellos fue intenso, una de las pasiones más narradas de la historia. Juntos impusieron su fuerza en Oriente creando un nuevo reino helenístico.

Luego de la toma de Alejandría por Octavio, Marco Antonio, engañado por un falso informe sobre la muerte de Cleopatra, se suicidó dejándose caer sobre su propia espada. Cleopatra se  entrevista con Octavio, al que comprende que no podría seducir o sugestionar de ningún modo.

Viendo  su futuro como esclava Cleopatra eligió morir. Según la versión más extendida para su suicidio empleó una cobra egipcia, el famoso áspid.

Su vida en general y en especial sus amores con los dos personajes romanos, Julio César y Marco Antonio, han servido de inspiración en todas las épocas a literatos, pintores, escultores y cineastas, convertida así en una de las mujeres más legendarias de todas las épocas.
Comentarios

2 pensamientos en “Cleopatra, la última faraona

CamueEscrito en  5:46 pm - Nov 10, 2016

Interesante amiga… Haz un artículo sobre porque los cubanos se van de Ecuador

Ruben MirandaEscrito en  4:43 pm - Nov 11, 2016

Magnifico Articulo sobre la faraona Cleopatra. Espero que continues con estos magnificos Articulos para ampliar nuestra Cultura.

Deja tu mensaje