Mujeres Legendarias archivos - Mujeres de Este Mundo
  • contacto@mujeresdeestemundo.com

Categoría Mujeres Legendarias


Dulce María Loynaz, una escritora universal

“Todo lo que mi vida ha tenido de agradable ha venido de España”

Nació en La Habana. 1902-1997. Fue catalogada una de las principales figuras de la Literatura cubana y universal quien recibiera el Premio Cervantes de Literatura [1] en reconocimiento de su obra, en el año 1992.

Fue una mujer emancipada, valiente, guerrera.

Premio Cervantes
Su vida

Su nombre original era Mercedes Muñoz, su madre, una muchacha soñadora, inexperta, pero con gran espíritu artístico inculcado a sus hijos.  

Fue una mujer arraigada a la patria. Su padre fue el mayor general Enrique Loynaz del Castillo (1871 1963), fundador del Partido Revolucionario Cubano, Autor de la letra del Himno Invasor en las Guerras de Independencia de 1895. Colaborador directo de José Martí y Antonio Maceo. sobrino de Ignacio Agramonte… autor del libro Memorias de la Guerra.

Dulce María no tuvo hijos, aunque tuvo tres hermanos talentosos.

Ella se casó con el canario Pablo Álvarez de Cañas en 1947. Luego vivió sola hasta su muerte.

Los animales eran su pasión, sobre todo los perros, los gatos y las aves, aunque a ella no le gustaba verlas enjauladas, sino libres.  Adoraba coleccionar abanicos.

Su posterior casa situada en la calle 19 esquina E en el vedado, en Cuba, donde vivió durante unos 50 años, es hoy el Centro Cultural “Dulce María Loynaz”. El centro tiene dedicado una parte como museo, con objetos de mucho valor. El centro trata de ser fiel a la cubanía de esta escritora.  Está destinado además a reconocer su obra y la de autores cubanos significativos de los siglos XIX y XX. En los jardines se organizan durante el mes, un espacio de talleres destinados a tertulias sobre historia y literatura: espacios como “Fe de vida”, “Encuentro con” o “Memorias de la guerra”.

“Para uno es ingrato escribir y para otros no. Algunos autores tienen suerte”. Ella nunca se hizo ilusiones con la escritura. Dijo que siempre fue orgullosa porque no se prohibió nada.

Algunas obras

Desde joven ella escribía versos. En su poética hay un aliento permanente sobre la nostalgia, la muerte, la soledad; pero a veces con un suspiro de vida y luz, de esperanza. Humor, ironía, mezcla de dulzura con dureza.

Publicó libro de viajes, epistolarios, ensayos, crónicas, poesías… Su obra está relacionada con la cultura hispánica y clásicos.  La presencia de Lorca y Juan Ramon Jiménez influyeron también en su poesía.

“Versos” fue el primer libro publicado en La Habana… versos “Eternidad”, “Quiéreme toda”, “La balada del amor tardío”, “Un verano en Tenerife”, “Fe de vida…” son hermosísimos.

Gran parte de su literatura se publicó en España con la prestigiosa Editorial Aguilar. Su amor por ese país fue inmenso.

Escribió una extensa e importante novela lirica en la que enfoca toda su vida y obra, llamada “Jardín”. Según la escritora, poetisa y pedagoga chilena Gabriela Mistral señaló sobre esta obra… “Para mi leer “Jardín” ha sido el mayor repaso del idioma español”.  

Su obra es extensa

Premios y distinciones

La escritora obtuvo durante toda su vida varias condecoraciones y premios entre ellos. En el año 1953 fue invitada a la celebración por el VII centenario de la Universidad de Salamanca, España. Fue miembro de la Academia de la lengua en 1959 hasta el momento de su muerte 1997. Su obra fue reconocida y valorada con gran cantidad de premios y honores incluyendo el Premio Cervantes de Literatura [1] en el año 1992 Presidido por Francisco Ayala. Además, recibió la gran cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio en 1947, fue nombrada Dama de la Orden Isabel la Católica. En Cuba recibió la orden Feliz Varela y Premio Nacional de Literatura


[1] Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel Cervantes.


gertrudis-camaguey

La Tula amante de España y Cuba

“Yo como vos para admirar nacida, / yo como vos para el amor creada, / por admirar y amar diera mi vida, / para admirar y amar no encuentro nada”.

Gertrudis Gómez de Avellaneda y Arteaga fue dramaturga, novelista y poetiza nacida en Camagüey, Cuba  el 23 de marzo de 1814. La mayor parte de su vida y esplendor de su obra la vivió en España.

Es considerada una de las precursoras de la novela hispanoamericana, cultivó géneros poéticos, narrativos,  teatrales y mucho más de todo lo que a la artista le inspiró. Ella escribió  la primera novela antiesclavista. Fue la primera escritora propuesta para formar parte de la Real Academia Española, pero no consiguió los votos necesarios, siendo rechazada por ser mujer. Se consideró una de las mujeres más importantes de España en durante el siglo XIX, después de Isabell II.

Al partir a España

En 1836  partió desde Cuba hacia España con solo 22 años, algo que le marcó profundamente. Su famoso soneto “Al partir” refleja sus sentimientos de desgarramiento, nostalgia, pasión, de apego y amor a la patria, de melancolía y romanticismo. Es un hermoso poema lleno de recursos literarios: metáforas, símil…. En el que se refirió a Cuba como perla del mar, estrella de occidente, patria feliz, edén querido.

En España se instaló  en un barrio de Madrid llamado Malasaña, antes llamado barrio Maravillas. También vivió en Coruña, Andalucía, Sevilla…

Gertrudis Gómez de Avellaneda
Su obra

Su  obra está dotada de profundos sentimientos e infortunios amores dejando una huella inalienable en sus once novelas, 17 obras teatrales, unas ochos leyendas, versos, artículos…

Era una mujer apasionada y bella a pesar de su fuerte carácter. Siempre logro ser ella misma para alcanzar las cosas que le apasionaban.

En su regreso a Cuba escribió muchas leyendas en tono romántico.

Su primera colección “Versos”  la publicó en 1840.

En 1841 publicó la primera novela antiesclavista “Sab” con solo 27 años. La novela versó sobre un esclavo mulato llamado Sab,  que se enamoró de una chica blanca de la alta sociedad, y forma parte de la corriente literaria del Romanticismo. Gertrudis rompió con todos los cánones de la época. Luego escribió otras novelas: “Dos mujeres”, “Espatolino”…

Tula tuvo gran éxito en su dramaturgia teatral, trágica y melancólica. Ella se enfrentó a la represión de la época y pensó que si había represión para escribir o leer tragedias pues ella las escribiría; y así fue. Reflejó gran talento en cada cosa que hacía.

Su primera obra dramática teatral fue en el año (1849) con “Saúl” drama bíblico en cuatro actos realizado en versos  para la inauguración del teatro español, este obtuvo rotundo éxito. Se destacó entre las veladas literarias de los dramaturgos madrileños.

Otras obras

 “El aura blanca»; «La montaña maldita»; impresiones de su viaje en su última excursión a los Pirineos”, ensayos y artículos sobre Luisa Molina, «Prólogo a Melancolías«, «Prólogo a Poesías de Luisa Pérez de Zambrana» y autobiografía y cartas a Concepción Arenal, a Francisco de Asís, «Cartas desde la Pasión». Entre sus dramaturgias teatrales se encuentran: «El millonario y la maleta», «La hija de las Flores», «Errores del corazón» y «Baltazar», este último fue otro gran éxito.

poema Dos mujeres
Algunos amores

En Sevilla conquistó a muchos hombres como Ignacio de Cepeda, a quien conoció a poco tiempo de llegar a España. Sintieron gran atracción  aunque  luego  quedaron como eternos amigos. Tula, al viajar y vivir en Madrid siguió la comunicación mediante cartas con Cepeda,  durante 16 años.

Por los años 1844, conoce a Gabriel García Tassara, un amor basado en celos, orgullo y temores. Él la abandonó y la dejó embarazada y soltera en Madrid. De esa unión nació su hija, quien murió a los casi siete meses de nacida pues incubaba una rara enfermedad. Nunca pudo conocer a su padre. Su devastadora relación y la pérdida de su hija hicieron que Avellaneda escribiera  “Adiós a la vida”, como despedida de la poesía. A sus treinta años sintió como si la vida se le acabara. Estuvo muy sola en ese tiempo, de mediados del siglo XIX. Las cartas de ella durante esa etapa fueron muy dramáticas.

Luego, en 1846 contrae matrimonio  con Pedro Sabater, el cual estaba enfermo y falleció. Posteriormente, en 1856 se volvió a casar, esta vez con un político influyente llamado Domingo Verdugo y Massieu quien murió en 1863.

Su felicidad solapada por la doble viudez e incesantes desagravios fueron el karma que dio luz a sus obras  más brillantes. Aunque su destino fuera dedicarse a una casi completa devoción a Dios.

A pesar de todas sus vicisitudes fue una mujer fuerte, segura de sí misma y rebelde.

“No acuséis al corazón de perder sus ilusiones…”

Acerca de Tula hay mucho que decir. Ella es referente de varias generaciones. Muchas personalidades de la cultura han tenido hermosos criterios sobre esa mujer del siglo XIX, que a pesar del tiempo sigue vigente.

Existe una  Bibliografía Activa con la ficha de la autora incluida en el  TOMO 1 del Diccionario de la Literatura Cubana. En Cuba es considerada poetisa nacional.

Los especialistas literarios recomiendan la lectura del epistolario de Gertrudis Gómez y sus cartas a Cepeda para conocer a plenitud su vida y obra.

Siempre Avellaneda, siempre Tula, se recordará en su 207 aniversario de su natalicio este 24 de marzo 2021.

Sin dudas, una mujer que trascendió en la historia de la Literatura  hispanoamericana. Su muerte el 1ro de febrero de 1873, no fue el final.

¿Quién fuera su pluma, sus palabras, su aliento, sino la siempre Avellaneda?

agnes-varda

Agnès Varda, un cine diferente

“El cine es una forma de pensamiento”

Agnès Varda fue considerada una excelente escritora y cineasta nacida el 30 de mayo de 1928 en Bruselas, Bélgica. Murió el 29 de marzo del 2019 en Paris, Francia.

Su carrera cinematográfica fue exitosa, un tanto por los premios obtenidos y reconocimientos pero aun más, por ser una de las primeras mujeres cineastas que llevó a la pantalla grande un cine diferente que reflejó la realidad social y femenina desde una perspectiva muy humana. Asi mismo, apoyó a los desprotegidos, a los humildes… Ella decía que el cine era su espacio de intimidad y refugio, de construcción de uno mismo. Su cinematografía se aprecia desde lo íntimo a lo social.

Por otra parte, Varda declaró el estilo único de “cinescritura”. Consideró que todas las ideas y decisiones deben plasmarse, al hacer una película. Para ella había muchas maneras de contar una historia, por eso siempre dijo que la “cinescritura” contribuye a la experiencia del mundo desde las vivencias de otros.

Obras audiovisuales

En cuanto a obras audiovisuales, Varda realizó diversos documentales, películas, videos… los que reflejaron muchas de sus emociones y varias problemáticas de género. Adoró también la fotografía.

Rostros y Lugares” (2017)  es el título de un documental excepcional que ella hizo junto al joven artista urbano francés JR. Trata  sobre recuerdos para la posteridad a través de la imagen real y ampliada de la mayor cantidad de instantáneas impresas en diversos sitios de Francia, instalaciones fotográficas en vagones de tren, tanques de aguas…Consistía en que cada rostro impreso tenía una historia, fotografiados para que no se perdieran en el olvido de la memoria de Varda.  La cinta obtuvo diversos premios en varios festivales internacionales incluyendo el Festival de Cannes. También se le otorgó un Oscar Honorifico y la cinta categorizó con nueve nominaciones a Mejor Documental.

Varda y JG

Otra de las reconocidas cintas  “Cléo de 5 a 7” (1961),  “Las playas de Agnès” (2008)…son espejos de sus emociones. Ella tuvo un gran campo de trabajo, la artista se enfocó bastante en el feminismo y en los temas que laceran una sociedad.  Otra de las cintas insignes fue “Los espigadores y la espigadora” (2002) una obra cinematográfica que dejó ver una sociedad europea en la que no todo es glamuroso y de “ricos”. Existen personas que recogen lo que otros desechan. En este filme se habla de consumismo, de la basura, de la miseria que se puede vivir dentro de una sociedad. La artista quiso tratar este tema en Francia por que uno no esperaba que pasaran esas cosas en un país “rico- europeo”. Viajó a diferentes regiones de Francia: al campo, la costa, la ciudad…para confrontar en esta película, las necesidades que muchas personas viven.

Su punto de vista

Además, Varda consideró que las mujeres cineastas tienden a ser más solidarias que los hombres cineastas refiriéndose a que los hombres piensan más en que sí una película tendrá éxito o si será taquillera o no. Las mujeres en cambio –pensó- son más solidarias en este aspecto, ya que se interesan más en reflejar las emociones de las personas, en tratar de remover sentimientos  y lograr posibles cambios en una sociedad  a través de lo que vean los espectadores. “Pienso que los hombres cineastas tienen más competencia que las mujeres cineastas, en estas hay más solidaridad”, señaló alguna vez.

Agnès fue revolucionaria en el cine ecológico. “Voy a filmar a gente que comen lo que tiramos”. A pesar de su edad siguió con la curiosidad constante de la forma de expresar lo que veía. Defendió el proceso de las libertades de las mujeres. Agnès definió un proceso de guion diferente para los documentales en los que debía estar todo preparado. En cambio, para la ficción estaría todo totalmente escrito; muchas veces lo escribía el mismo día o en las noches como en “Sin techo ni ley” (1985).

El arte de Varda

A lo largo de su vida, la artista participó en diversas las instalaciones para Bienales de Venecia, Museo Cartier, en muchos museos belgas… Según Varda, las instalaciones generan más libertad, nuevos soportes, nuevos públicos que no son los mismos que los del cine. Las instalaciones brindan la posibilidad de hacer varias cosas en formatos diferentes.  La artista  proyectó películas en neumáticos, en una pared de bidones…A ella le interesó más hacer experimentaciones. Una mujer que trabajó a modo de brindar una comunicación con el espectador. Afirmaba que el azar era divertido y la ponía muy feliz.

Varda hizo siempre  una reflexión a la urgencia de seguir creando arte y celebrar la vida.

Sin dudas, fue una mujer sin presedentes en el séptimo arte