• contacto@mujeresdeestemundo.com

Aletta Jacobs, ¡feminista en la época victoriana!


Aletta Jacobs

Aletta Jacobs, ¡feminista en la época victoriana!

Autor: Yulianela Rodriguez

Lic. en Periodismo

by Yulianela Rodríguez.

Aletta Jacobs fue una feminista, doctora y pionera en los derechos de la mujer, aunque vivió la mayor parte de su vida en la era victoriana, una de las más conservadoras de la historia.

La interesante trayectoria que tuvo esta holandesa adelantada a su tiempo es desconocida por la mayoría, aunque incluso Google le dedicara un “doodle” en sepia cuando se cumplieron los 163 años de su nacimiento.

En Mujeres de este mundo te compartimos detalles de los principales momentos de su vida.

Nació el 9 de febrero de 1854 en Sappemeer, una pequeña localidad donde ninguna mujer había hecho estudios secundarios. Sin embargo, desde pequeña Aletta demostró su interés por el estudio, aprendió idiomas en su casa y acompañaba a su padre en sus consultas como médico rural.

En 1870 aprobó un examen que la certificaba como ayudante de farmacia, pero eso no era suficiente para la joven que quería ser médico. Por eso decidió escribir al ministro de Educación holandés para solicitar permiso para estudiar en la Universidad de Groningen.

Con tan solo 24 años, se convirtió en la primera mujer en convertirse en médica y un año después, la primera en obtener un doctorado. En la universidad se afianzó su interés por promover los derechos de las mujeres.

En este sentido destaca su lucha por el control de la natalidad, pues trabajó en la mejora del diafragma del doctor Wilhelm P.J Mensinga y lo distribuyó entre sus pacientes.

Abrió en Ámsterdam una clínica para atender a personas de bajos recursos y que fue pionera en temas de planificación familiar. Varios días a la semana ofrecía consulta gratuita a prostitutas, indigentes y niños. Además se daban cursos elementales de higiene y cuidado de bebes.

clínica para atender a personas de bajos recursos

Otra de sus grandes causas fue el voto femenino, se desempeñó como presidenta de la Asociación para el Voto de la Mujer, fundada en 1903, misma que logró su objetivo  en Holanda, en 1913.

Pero llevó su lucha por el sufragio universal al plano internacional, cuando emprendió un viaje por África, Oriente y Asia para extender y defender el sufragio de las mujeres.

El estallido de la primera guerra mundial fue una nueva causa de lucha para Aletta, quien convirtió el reclamo por la paz en misión de vida. Así fundó la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad.

Murió el 10 de agosto de 1929, a los 75 años, dejando un verdadero aporte a la humanidad, aunque su legado no sea lo suficientemente conocido.

Por eso no dejes de compartir este post y honrar la memoria de una mujer cuya perspectiva del mundo estaba fuera de su época.
Comentarios